Encuentre su casa


El colectivo ruso quiere construir la ‘mayor iglesia ortodoxa de España’
 La comunidad rusa tiene cada vez más presencia en la Costa Daurada. Es un mercado turístico en constante crecimiento y, no sólo eso, sino que cada vez son más los visitantes procedentes de este país que se han quedado a vivir en la zona. Muchos de ellos siguen la religión ortodoxa, y echan en falta un lugar donde poder encontrarse, rezar, casarse e incluso celebrar bautizos.

Precisamente para dar respuesta a esta demanda, la Fundación Amigos de Rusia, con sede en Salou, quiere construir en la Costa Daurada una iglesia ortodoxa, «la más grande de España, por delante de las de Marbella, Altea y Madrid», aseguran. El proyecto todavía está en fase muy embrionaria, pero ya han iniciado contactos con varios ayuntamientos para negociar una posible cesión de terrenos. Desde Salou y Cambrils, por ejemplo, confirman que han recibido un burofax de la entidad donde les plantean la propuesta y la intención de encontrar terrenos para levantar el templo. Sólo un primer contacto, por lo que todavía no pueden concretar si están interesados en el proyecto.

El presidente de la fundación, Octavio Augusto Sanromá, explica que «será una inversión muy ambiciosa, de entre tres y seis millones de euros». La idea es que el edifico tenga un mínimo de cinco cúpulas doradas brillantes y un mínimo de 2.600 a 3.000 metros cuadrados, una característica que deberá negociar con las administraciones locales y la Generalitat.

Sanromá asegura que han decidido lanzarse hacia este proyecto porque «muchas parejas rusas que visitan la Costa Daurada se casarían en la misma si tuvieran disponibilidad para ello». I fue aquí donde se dieron cuenta de la importancia de impulsar el proyecto que, además de un centro de culto, prevé también convertirse en un lugar para actividades, con un palacio, pabellón, biblioteca o museo para convertirse en sede de reuniones rusas de todo tipo, clases de ruso-español, divulgación de las culturas rusa y española y celebración de exposiciones.



Búsqueda de financiación

Además de centrarse en la búsqueda de terrenos, la Fundación asegura que también está en contactos con entidades privadas e incluso el gobierno de Rusia para encontrar la financiación necesaria que les permita materializar su idea. También están abiertos a donaciones privadas. Y por ello todavía no pueden fijar plazos. «Hacemos un llamamiento público. Buscamos el mejor lugar y el mayor número de inversores. También tenemos que ponernos en contacto con el patriarca Kirill, para que nos dé el ‘ok’».

Una vez puesto en marcha el centro, la idea es que se convierta en un reclamo turístico y eclesiástico mundial «de primer orden para Rusia, la Costa Daurada, Catalunya y España, estrechando lazos entre las naciones, las culturas y las economías», señala Sanromá.

Otra de las cuestiones que ven como una oportunidad es la proximidad con grandes epicentros turísticos como PortAventura o BCN World. Y los datos hablan por ellos mismos. El 75% de los rusos que visitan España –alrededor de un millón– pasan por la Costa Daurada. «La zona nos encanta pero falta un lugar donde practicar nuestra religión», lamentan Elena , una empresaria rusa que tiene en Salou su segunda residencia. Con el nuevo proyecto, aunque esté previsto a largo plazo, la idea es responder a esta necesidad. 
 

 
Comentarios
Añadir nuevoBuscarRSS

Escribir comentario
Nombre:
Tí­tulo:
Comentario:
Security Image

Copyright (C) 2006 All rights reserved.